30 jun. 2010

Gaviota alcohólica

Y parece ser que las gaviotas despiertan con cansancio, el sueño de ayer aumentó las ganas de seguir durmiendo. La ventaja de dormir es ausentarse de el mundo infectado de plagas inoportunas y ruidosas. Eso sí, si es que son sueños agradables, pues las pesadillas te mantendrán como si estuvieras despierto.


Oh! La vida, tan inusual para crear y tan inexigible para olvidar.



Pero solo hay que ser un poco inexorables y de una forma inepta seguir soñando. Aun sigo investigando porque se puede tener la continuación de un sueño, así como una película y su segunda parte; no en la misma noche, puede se unos días despues; a mí me ha pasado y es algo...nefasto como para no encontrarle un análisis completo.



Pero porque olvidarnos de las gaviotas cansadas...como iba diciendo, estaban...cansadas y sus alas doloridas no las dejan pensar. La mayoría no tiene la fuerza ni para hablar (:/). Solo una de ellas podrá salvar a la población ("La elegida"). No obstante la mejor solución es dejarse caer, que por lo concerniente es lo más fácil de hacer.



La gaviota menor, la que es en esos momentos tenía mas fuerza, sale en busca de ayuda. En el camino se encuentra con un lugar extraño, con luces de neón, una taberna! Lo mas cercano y en donde buscar ayuda; y que podía hacer, si entrar allí no era un pecado pues solo sumergida en aquel mundo extraño no encontraba ni como empezar para que le presten atención.



Era un mundo tan repugnante para una gaviota. Si un monje llegara a entrar se olvidaría por completo de sus hábitos y al igual que todos no prestaría atención a la sabanera gaviota, la cual por sus dudas acerca del pecado, el bien, el mal, no hablo y su bandada no soportó el dolor inerte que no las dejaba respirar. Seguramente los antepasados de de la gaviota no se encontraban muy orgullosos. La gaviota todavía busca deshacerse de la duda y el nerviosismo y hablar con los tabernario presentes, que la consideraron mendiga y le dan hospedaje (en la misma silla de siempre).



El zoólogo no le encuentra la explicación a la muerte de tantas aves al mismo tiempo, en el mismo lugar; como si hubiese un veneno en el aire o un ritual para deshacerse de aves. Y la gaviota de la taberna calma su inercia con vino, un poco de licor no le cae mal, eso sí, sin excesos, aun es prudente. Ya no se acuerda como llegó a aquel lugar. Quedo impresionada al ver cosas inusuales