15 dic. 2011

Haciendo limonada

Dicen por ahí que siempre te valora más la persona que no te puede tener que la persona que te tiene. En mi caso? No sé si sea así. Es un sentimiento complicado. Es un laberinto.
Ahora mismo hay tantas cosas por mi cabeza que no se cual escribir. Mi vida es una parodia, todos rien pero yo no le encuentro el chiste. Siempre me pregunto que pasara si… pero nunca termino la frase porque aterrizo a la realidad e inmediatamente me doy cuenta que no sería nada necesario terminar la pregunta si no pasara nada. No es que sea una daña momentos, solo soy realista y ya no fantaseo tanto como antes. Yo vivía en un cuento, en un cuento en el que ganaba, pero me di cuenta que ese cuento era más ficción que acción. En la realidad los villanos siempre ganan, los que menos lo merecen, siempre ganan, los que con su mala lengua hacen del mundo un lugar tan especial y divertido como lo es, siempre ganan. Siempre gana la persona que alguna vez dijiste: vaya y como llego hasta ahí si es un /%$%&#%4#% ese cabron. Por eso ya no quiero crear mi cuento y ser la ganadora. Ahora quiero pertenecer al cuento de los demás y seguir ganando. Vamos, a quien le gusta perder? Todos quieren ganar. Aunque todo se hace más sencillo cuando aceptamos la derrota, aunque por dentro, muy en el fondo, maldigamos al mundo por ser tan pendejos.
Y ahora se preguntaran que si este post es de cómo sobrevivir al divertido mundo que hay allí afuera o de cómo ganar o de saber aceptar las derrotas y errores. Pues no. No es de eso. Es solo un simple post.
Que si la vida te da limones hagas una limonada. NO. Para que? Como quiera no te tomaras la limonada. Perderás tiempo buscando la manera de hacer la limonada. Si la vida te da limones, dáselos a alguien más, te preparan tu limonada y tu de los mas bien sentado y disfrutando de la vida sin tener que mover un dedo. Así de lo más fácil estoy tomando la vida. Sean felices y no preocupen o envejecerán pronto.
Espero que ustedes, al igual que yo, traten de defender lo que por derecho es suyo: La Paz, la refrescante, plena y anhelada paz.