25 jun. 2014

No me rompas. Estructurame

Buscando respuestas que no se me dan. ¿como se supone que sabré mi siguiente paso si soy esquivada o puesta a un lado?
Me estructuro. Me destrozo y vuelvo a estructurarme.
No he pedido mas que respuestas a mis preguntas. No insisto con cosas que no me interesan o con cosas que no me afectan.
Me preocupo. Me importa.
Una ola de tristeza me arropa.
Se notan diferencias. Cambios de actitudes.
Sigo siendo la misma. La misma niña ñoña. La misma romanticona. La misma que siempre siente.
Explicaciones, al menos las necesitadas.
Soy o no soy. Estoy o no estoy. Una obstrucción. Una multiplicación de cero. Soy o no soy.

8 jun. 2014

"I wish you'd stop ignoring me because it's sending me to despair"-

Despertar cada mañana,  la misma hora, el mismo Sol, ya se convertía en una especie de "no quiero seguir" diario. Bajar y tomar el café, lo disfrutaba. Pero esa agonía de tener que salir a interactuar con el mundo; con un mundo lleno de miedos y adversidades. Un mundo con un mismo patrón siempre.
¿Y que de esas tardes vacías?
De esas tardes de cielo despejado. Sin aves. Sin ruidos. Cálida brisa. Sí, aún hay vida.
Que si huyo, que si escapo, que si me cago. 
No puedo tener mis propias expectativas, sino estoy mal. Estoy mal cuando no hago lo que quieren, estoy mal si voy contra el sistema. Un sistema que no piensa en mí, pero yo sí debo pensar en él. Un sistema que no encaja en mis venas como yo si tengo que canalizarme en sus reglas.
Ahora, mi miedo no es fallarle a los otros, ya lo he hecho. Mi miedo es fallarme a mi. A mi que sé muy bien lo que quiero, y lo que no quiero. A mi que se muy bien lo que siento, y siento que no estoy soportando esta clase de vida.
Vivo de un sistema donde me toca hacer lo que ellos quieren, vivo de una sociedad que te juzga si no sigues el patrón, como si existimos para ser iguales.
Si me ven llorando suponen que es por debilidad, ¿y es que nadie llora por fortaleza? ¿nadie llora por felicidad? Es bueno sacar la nostalgia a pasear de vez en cuando. 
    ...Sí, es cierto, soy débil, muy débil. Tanto que, todavía a mis 20, puedo parecer de menor edad. Y es mi debilidad que no me deja crecer, mi aprecio a las cosas, mi pasión por las cosas simples. Y no me siento mal siendo así, al contrario, siendo así no me siento parte del sistema. Y siendo así es como es que tengo buenos momentos. 
Simplicidad, eso hace la belleza, la belleza que quiero conseguir. La naturaleza de la que puedo vivir. ¿Y que si no puedo llegar a ser alguien con un nombre en alto? ¿Y que si solo decepciono a mi familia? No es que quiera eso, pero todo es valido. Al menos no los decepcionare por hacer cosas malas, mas bien por no hacerlas, por no hacer nada. Quiero cosas buenas, pero no "sus" cosas buenas. He ahí el delito. 
Todos nacemos para obtener nuestra libertad, a nuestra manera, nuestra simplicidad.